Impacto contra cristales

Uno de los últimos proyectos en los que estamos trabajando es sobre animales extra pequeños… Unas aves que presentan un esternón de 2 centímetros de largo por 8 milímetros de ancho y unas vértebras de 3 milímetros de diámetro.

Estudiar un animal tan pequeño sólo se puede hacer bajo lupa y con una luz especial que no refleje y no canse la vista. Así hemos equipado una parte de nuestro espacio de trabajo.

El objetivo del estudio es el daño que les producen las construcciones con muchos cristales. A parte de la muerte del animal, qué zonas del cuerpo son las más sensibles.

Evidentmente es importante el tamaño del ave, pero podemos constatar que el daño ocasionado en paseriformes es alarmante. Un golpe contra cristal puede resultar fatal para éllos.

Las cotorras impactan contra algunos cristales de las ciudades, algunas fallecen por las lesiones producidas por el impacto, pero muchas quedan aturdidas. Muchas veces, con un breve reposo se recuperan.

cotorra ulnae bones
Fotografía de cotorra que impactó contra un cristal. Por el gran golpe se le dañó el sistema motor causado por una inflamación en la zona de la cabeza. El cerebro quedó algo dañado ya que mostraba síntomas neuronales alterados. Con una medicación acertada se recuperó en pocos días.

Nuestro caso de estudio son los animales que no han superado el impacto y han fallecido. Se prepararon los esqueletos con sumo cuidado por el pequeño tamaño de las aves (muchas aves de menos de 20 gramos). Con el esqueleto listo empezaba el estudio.

Después de analizar muchos esqueletos hemos llegado a unas conclusiones muy interesantes y algunas sorprendentes.

Hemos revisado algunos esqueletos cuyo animales han muerto por impacto contra cristales. En breve os mostraremos lo resultados sobre como queda afectado el esqueleto cuando el ave ha fallecido por el impacto contra cristales.