Preparación de esqueletos

El esqueleto es el sistema encargado de sostener el cuerpo, facilitar el movimiento de los miembros a través del sistema de palancas, es un reservorio de minerales…pero también puede ofrecer mucha información sobre el estado del animal.

El sistema esquelético nos permite extraer mucha información sobre los animales silvestres. Podemos estudiar las patologías que presentaba el animal, la causa de la muerte o la edad en el momento de su fallecimiento.

Es un sistema muy olvidado por los veterinarios. En general, los veterinarios trabajan sobre los tejidos blandos o reparan fracturas de los huesos, pero son pocos los que extraen la información de los huesos.

Un vez realizada la necropsia procedemos a esqueletizar el animal. Con este paso podemos obtener unos resultados muy completos.

El esqueleto puede ser estudiado en muchas disciplinas, por ejemplo, los arqueólogos o paleontólogos los utilizan como material de comparación de los restos extraídos de las excavaciones. Necesitan unas colecciones  ricas y variadas.

Los agentes rurales y los forestales necesitan poder determinar restos óseos para identificar cadáveres en el monte.

Los biólogos pueden estudiar los restos óseos de nidos de aves depredadoras (estudio de poblaciones, cadenas tróficas, etc).

El estudio de la edad a través del esqueleto es un método que aporta una infomración muy detallada, aunque es conveniente integrar la información con otros métodos, como el plumaje en aves o el pelaje en mamíferos junto a la biometría.

El dimorfismo sexual entre algunas especies es visible externamente, pero el esqueleto también ofrece unas características distintivas entre sexos aunque no haya diferencias externas.

El estudio de las patologías en los huesos aporta información sobre la causa de muerte (enfermedad) o patologías leves (descalcificación) que presenta el animal hasta el momento de su muerte.

Los traumas físicos provocados por impactos como pueden ser atropellos o colisiones contra cristales también pueden ser identificados a través del esqueleto.

Los animales que esqueletizamos siempre se localizan fallecidos o son eutanasiados por veterinarios autorizados.

Está claro que con la esqueletización de un animal podemos extraer mucha información y lo más imprtante, información detallada y de calidad.

 

El proceso que utilizamos está muy experimentado y es inocuo para el hueso. Nuestra larga trayectoria preparando colecciones ostelógicas nos permite la preparación de animales de todos los grupos taxonómicos, sean adultos o juveniles.

¿Cómo preparamos los esqueletos?

  1. se determina especie (en caso que no se sepa o no llegue determinada)
  2. documentación visual: fotografías, sexado (genitalia externa en mamíferos, plumaje en aves), biometría
  3. preparación del esqueleto
  4. sexado por genitalia interna (aves, reptiles, anfibios, peces)
  5. documentación de la preparación. Patologías de tejidos blandos, posible causa de muerte, fracturas, etc
  6. esqueletización
  7. secado
  8. extraer más información, por ejemplo, la edad osteológica, patología osteológica, fractura de huesos, etc

croquis lince ulnae bones