¿Cómo saber la edad de los animales salvajes?

La edad osteológica de los erizos europeos (Erinaceus europaeus) a través de su maduración esquelética

El método más usado para determinar la edad de los mamíferos es el estudio de su dentición (grado de erupción y desgaste de las diferentes piezas dentales). En este trabajo se valoran otras maneras de determinar la edad. Se ha estudiado el esqueleto post-craneal de los erizos europeos (Erinaceus europaeus, N=73) localizados en la región NE de la Península Ibérica de la colección del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. A través de su esqueleto se ha determinado la edad osteológica. Se ha observado una correlación positiva entre el desarrollo dental (método tradicional) y el grado y progresiva fusión de las epífisis de su esqueleto (método que se presenta).

Estos resultados permiten determinar la edad de los erizos vivos a través de una radiografía (estudio de poblaciones, veterinaria, etc) y en cadáveres a través de su esqueleto (incrementar la calidad de datos de las colecciones museísticas, paleontológicas y arqueológicas) con gran precisión e incrementando el detalle hasta ahora conocido.

Este estudio abre la puerta a nuevos estudios con otras especies para poder determinar las edades osteológicas de diferentes especies.

BIOLOGÍA DEL ERIZO

Tradicionalmente se determina la edad de los erizos según su peso, considerando erizos adultos a partir de un peso de entre 800-1.400 gramos. A pesar del gran intervalo, hay factores que lo pueden alterar como las variaciones de la estacionalidad, disponibilidad de alimento, hibernación o la gestación.

En Cataluña, los erizos hibernan desde noviembre hasta marzo-abril, dependiendo de la temperatura ambiental y la disponibilidad de comida. Al salir de la hibernación pesan entre un 40-50% menos. Algunos ejemplares de poblaciones más meridionales (comunidad valenciana, por ejemplo) no hibernan. Si hay disponibilidad de alimento y buenas temperaturas pueden realizar una segunda camada a finales de verano.

En general, un erizo en estado salvaje vive unos 3-4 años. Sólo entre un 20-40% de las crías sobrepasan el primer año de vida.

La IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) considera que es una especie común y abundante, y la incluye a nivel global en la categoría de Preocupación Menor (LC). En Cataluña la población está en regresión. Las causas principales de su declive son la desaparición de los ecotonos en zonas forestales y agrícolas, la pérdida de espacios verdes en zonas periurbanas, los cambios en las prácticas agrícolas y, como mayor causa de muerte, los atropellos.

Tradicionalmente se ha determinado la edad de los mamíferos domésticos y de algunas especies salvajes, principalmente cinegéticas, a través de los dientes o partes de sus esqueletos, como cornamentas, coloración de pelaje o proporciones corporales.

El conjunto de cambios cualitativos esqueléticos que presenta un animal a lo largo de su vida determina su edad osteológica. El esqueleto se va transformando controlada y dictadamente por la genética, con una pauta de maduración diferente para cada hueso.

Excepto la clavícula y algunos huesos craneales, los huesos del esqueleto se diseñan embrionariamente por una estructura cartilaginosa que se osifica gradualmente con el tiempo. La metáfisis de los huesos largos persiste entre los dos centros de osificación, permitiendo el crecimiento de éstos.

MUESTRA

La muestra de erizos estudiados (Erinaceus europaeus, n=73, con 34 machos, 17 hembras y 22 ejemplares no sexados durante su preparación) pertenecen a la colección osteológica del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Todos vivieron en estado salvaje en el NE de la Península Ibérica y fueron recolectados en los últimos 30 años. Todos los ejemplares se han fallecido por causas naturales, enfermedad, atropellados o eutanasiados por veterinarios. Se sexaron por anatomía interna o por genitalia.

RESULTADOS:

PATRÓN DE FUSIÓN EPIFISARIA i MADURACIÓN OSTEOLÓGICA.

La epífisi proximal del metacarpo y la distal de las falanges proximales fusionan en el período perinatal. Casi las muestras lo presentaban fusionado. Esta fusión tan precoz también pasa con mamíferos domésticos (caballo, oveja, perro, cerdo y vaca). La epífisis proximal del húmero se fusiona muy prolongadamente en el tiempo, siendo una de las más longevas fusiones del cuerpo de los erizos. Los dientes eruptan antes de ser adultos. Presentan los mismos carpales (8) y tarsales (7) que los pequeños mamíferos domésticos (perro y gato). Los autópodos siguen el patrón evolutivo típico de dos falanges en el primer dedo y tres en el resto de los cuatro dedos.

En los jóvenes, los alveolos se van ensanchando con el paso del tiempo para poder albergar todos los dientes. Las epífisis distal del húmero y la proximal del radio se fusionan casi simultáneamente como en el caso de la mayoría de los animales domésticos, excepto el perro.

En los animales de media edad, con el desgaste de los dientes, se produce una reducción de la altura y los diámetros bucolingual y mesiodistal de las coronas dentales.

En algunos ejemplares longevos presentan un córtex más fino del hueso por la reabsorción de calcio y un canal medular muy amplio. Predominan los desgastes del tipo atrición oclusal, aunque no se descartan otros tipos causados por la dieta. El temporal es el hueso que se fusiona al resto del cráneo en último lugar por la compleja osificación que presenta, con tres centros de osificación en su porción escamosa. Como mayor es el animal más cálculo dental presenta. El cálculo subgingival está asociado a enfermedades periodontales por la retracción de los tejidos gingivales. La pérdida de dientes antemortem se produce por: a) un desgaste severo de la pieza dental con exposición de la cavidad pulpar que provoca absceso dental, o b) una gran acumulación de cálculo dental puede provocar una enfermedad periodontal que acaba degenerando el tejido óseo. Esto implica que los animales han pasado un período de dificultad para alimentarse.

Se concluye que con el presente estudio se puede determinar que con el estudio del esqueleto, junto a la dentición de puede determinar la edad osteológica en animales salvages, como es el caso de los erizos.

PATOLOGÍAS.

En todas las edades las fracturas de los dientes estan asociados a impactos que causaron la muerte, como el atropello por vehículo.

Se observó una clara relación entre el desgaste dental y la aparición de patologías óseas asociadas a la edad avanzada (artrósis o pérdida de dientes). Esto dificulta la capacidad de alimentarse (pérdida de dientes, artrosis en la articulación temporo-mandibular) y de mobilidad (patologías en huesos largos y articulares).

DINÁMICA POBLACIONAL.

Los recién nacidos son relativamente abundantes por la localización de camadas enteras que no han sobrevivido (entrada al Museo de varios hermanos a la vez).

La gran cantidad de juveniles y subadultos se explica por ser la parte de la población que son los dispersantes, que se mueven mucho por localizar buenas zonas donde vivir y poder criar. Los adultos son la parte mayoritaria de la población y con sus recorridos muchos acaban atropellados en las carreteras. Ha sido sorprendente la relativamente gran cantidad de adultos seniles, ya que por la dificultad de sobrevivir con patologías corporales, se les esperaba en menor cantidad. Seguramente esta etapada de la vida la pasan en zonas más controladas y conocidas.

La muestra presenta muchos más machos que hembras seguramente por el efecto de dispersión que realizan los machos para localizar las hembras en época de celo.

Se representa la estrutura poblacional de la especie con las diferentes etapas biológicas determinadas.

Si las condiciones son buenas, los erizos pueden tener dos periodos de celo, uno entre mayo y junio, y otro entre agosto y septiembre. En nuestros resultados hemos detectado que muchos años los erizos del NE de la Península Ibérica realizan estos dos picos reproductivos.

A partir de la muestra estudiada se puede decir que los erizos en la zona NE de la península ibérica hibernan, almenos, entre finales de noviembre hasta principios de marzo, ya que en invierno casi no hay presencia de erizos (ninguno del mes de diciembre ni febrero y muy pocos de enero), los primeros aparecen a finales de marzo, cuando salen de la hibernación. La mayor cantidad la encontramos entre los meses de abril y junio, que es durante la fase de dispersión, principalmente de los machos (61,9% eran machos) para localizar a las hembras durante el zelo.

CONCLUSIONES

Con estos resultados se permite determinar la edad de las colecciones osteológicas de erizos europeos de colecciones museísticas. Lo más relevante es el incremento de información que se aporta con este estudio. Hasta el momento sólo se databan los erizos como adultos o juveniles. Ahora se pueden detallar diferentes etapas biológicas de esta especie (recién nacido, cría, juvenil, subadulto, adulto joven, adulto y adulto senil).

Queda la puerta abierta a nuevos estudios con otras especies para confirmar este patrón de dessarollo con otras especies de mamíferos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s