Evidencias de la evolución

Con nuestro trabajo, muchas veces nos asombramos de la cantidad de detalles, curiosidades y adaptaciones que se ve en cada animal. Realmente, podemos decir de cada especie és única. Observamos adaptaciones a las condiciones de la vida de animal, para su locomoción, para su canto o para una reducción de miembros.

En esta ocasión os queremos explicar una evidencia que hemos observado en unas especies. Realmente, hace años que lo estamos viendo, pero ahora nos hemos puesto a trabajar ” en serio” con este acontecimiento.

Os describimos una evidencia de la evolución en las alas de las aves, con poca bibliografía al respeto.

Como sabéis, las aves han modificado el esqueleto de las alas para poder volar. Esto implica una reducción y fusión de hueso para dar lugar a una estructura rígida, monoelemental y muy resistente. La reducción de huesos se acentúa en las partes distales al cuerpo. En esta zona, en el carpo, hay un gran fusión de huesos carpales, metacarpos y falanges.

Evolutivamente, cada dedo está predecido de un metacarpo y el dedo formado por dos o tres falanges y una uña terminal.

En el ala del ave, en la zona del primer “dedo” es donde observamos una uña sin un aparente dedo. Esto es el resultado de la reducción de los huesos, quedando algunos vestigiales y sin función en la actualidad. Imaginamos que no con el tiempo acabará desapareciendo.

Os lo mostramos con unas imágenes para que quede más claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s